Nueva entrada de la serie “7 consejos prácticos para fotografiar a niños pequeños”

En la entrada de la semana pasada te hablaba de cámaras fotográficas digitales, más concretamente de las réflex.

Te expliqué qué cosas pido yo a mi cámara si lo que quiero es fotografiar niños pequeños que son impredecibles, se mueven muy rápido y no suelen quedarse quietos esperando que hagas “click” con tu cámara.

Te hablé de rapidez, de precisión en el enfoque, de sacar fotos con poca luz y de calidad.

Estos cuatro aspectos son críticos para este tipo de fotografía y más aun si te gusta hacer fotos en tu casa, al más puro lifestyle.

En esa primera entrada sólo hablé de cámaras, pero la realidad es que en estos cuatro aspectos también influyen mucho los objetivos que pongas en tu cámara.

Así que, hoy te hablaré de objetivos para cámaras réflex.

Te contaré cómo afecta el objetivo al enfoque, a la capacidad para sacar fotos con poca luz y a la calidad de la imagen final.

También te diré qué tipos de objetivos considero mejores para fotografiar niños pequeños, según el tipo de foto que más te guste hacer.

Te pondré ejemplos prácticos para que lo entiendas mejor y puedas elegir el objetivo que mejor se adapta a tus necesidades y gustos.

Ten en cuenta cada objetivo tiene una finalidad y no todos sirven para todo.

[clear-line]

EMPECEMOS POR EL PRINCIPIO… ¿QUÉ TIPOS DE OBJETIVOS NOS PODEMOS ENCONTRAR?

Los objetivos se caracterizan básicamente por dos parámetros:

  1. DISTANCIA FOCAL
  2. APERTURA

Distancia focal

¿Qué es la distancia focal?

No quiero complicarte mucho con definiciones técnicas, así que para hacerlo muy simple te diré que es el numerito que pone en el objetivo (18mm, 35mm, 50mm, 105mm, 200mm, …) y tiene que ver con el campo de visión que tienes con ese objetivo y con la distancia mínima a la que vas a poder enfocar con esa lente.

Cuanto MAYOR sea la distancia focal…

… MÁS GRANDE es la imagen…

… MENOR la zona que saldrá en la imagen…

… y MAYOR la distancia mínima a la que vas a poder enfocar.

Por ejemplo, un 100mm produce imágenes el doble de grandes que un 50mm y, por contra, la zona que saldrá en la foto será mucho menor y lo que vayas a fotografiar deberá estar más lejos de ti para que el objetivo consiga enfocarlo. Es como si hicieras un zoom de lo que ves a través de un 50mm.

Las focales más pequeñas (12mm, 18mm, 24mmm, 28mm…) cubren un mayor campo de visión y te permiten enfocar más cerca. Se suelen denominar “angulares”. Son las utilizadas para fotografía de paisaje, sobre todo.

Luego vendrían las focales denominadas “normales” (35mm, 50mm, 85mm……), que cubren un menor campo de visión pero necesitas que esté más alejado la persona o el objeto que quieres enfocar. Son las preferidas para fotografía callejera o retratos.

Y por último, están las denominadas “teleobjetivo” (105mm, 135mm, 200mm, 300mm…). Estos objetivos tienen un campo de visión es bastante reducido y la persona u objeto tiene que estar muy lejos para poder enfocarlo. Las verás sobre todo en fotografía deportiva o también para animales en libertad.

También hay objetivos para fines específicos como los macro, fisheye, Lensbaby… pero de estos otros objetivos no te hablaré porque no son adecuados para este tipo de fotografía.

Campo de visión objetivos
Lo que verías sacando una foto desde el mismo sitio con un 35mm (arriba a la izquierda), un 50mm (arriba a la derecha), un 85mm (abajo a la izquierda) y un 105mm (abajo a la derecha)

Atendiendo a la distancia focal, podemos clasificar los objetivos para réflex en dos grandes tipos: los que tienen una distancia focal fija y los zoom.

  • Con los objetivos de focal fija, como su propio nombre indica, no vas a poder modificar la distancia focal del objetivo por lo tanto siempre vas a tener el mismo campo de visión y la misma distancia mínima de enfoque. Te vas a encontrar objetivos de 24mm, 28mm, 35mm, 50mm, 105mm, 135mm, 200mm, 300mm…
  • Sin embargo, los objetivos zoom son más versátiles. Te van a permitir usar un rango de distancias focales que podrás modificar sobre la marcha. Podrás sacar fotos a objetos más cerca y más lejos, y con un campo de visión mayor o menor. ¡Tú eliges! Por ejemplo, te puedes encontrar un 10-24mm, 18-55mm, 18-105mm, 55-200mm, …

Visto así parece que los zoom son mucho mejores, ¿verdad? ¿a que ahora mismo te comprarías un zoom sin pensarlo dos veces? Pues te diré que si sigues leyendo seguro que cambias de opinión 😉

¿Y si te digo que yo sólo tengo objetivos de focal fija? Pues sí, son mis favoritos y los de la mayoría de fotógrafos profesionales.

Los objetivos de focal fija dan una mayor calidad y, sobre todo, suelen ser mucho más luminosos que los objetivos zoom. Estos dos aspectos por sí mismos hacen que los objetivos de focal fija sean para mi la mejor opción según el tipo de fotografía que hago.

Apertura

Hace un momento te he mencionado la “luminosidad” del objetivo como uno de los aspectos más importantes para mi, a la hora de elegir un objetivo u otro.

Un objetivo muy luminoso te permite sacar fotos con muy poca luz, sin necesidad de subir el ISO (¿te acuerdas que hablamos de él la semana pasada? puedes verlo aquí).

Siempre te he dicho que es muy importante para mi poder hacer fotos con poca luz, ¡es crítico!, y por eso mismo necesito que mis objetivos sean lo más luminosos posible. Tú también lo vas a necesitar, ¡te lo aseguro!.

Además, luego te contaré otro motivo por el que son mis preferidos y que seguro hace que sean los tuyos también 🙂

¿Cómo puedes saber si un objetivo es más o menos luminoso? Es la apertura o número F la que te da una indicación de la luminosidad del objetivo.

Un objetivo luminoso deja entrar más luz al sensor de la cámara y, por tanto, vas a poder capturar imágenes en situaciones con muy poca luz.

Si te fijas, en todos lo objetivos pone un número F (o un rango, si es un zoom). Cuanto menor es este número más luminoso es el objetivo.

Los más luminosos suelen ser f1.4, f1.8 o f2 y a partir de f4 o f5.6 diríamos que no son muy luminosos.

Es muy difícil encontrar un objetivo zoom que tenga número F pequeño, y por eso mismo no son muy luminosos y no me gustan.

Bueno… hay alguno con f2.8, que es razonablemente luminoso, pero es ¡MUY CARO! Demasiado para mi… Esto es lo que pasa, que un objetivo sea muy luminoso afecta bastante a su precio.

Fotos sacadas en una situación con muy poca luz. Poniendo ISO 1600, mira el efecto que tiene la apertura del objetivo (lo luminoso que sea). De izquierda a derecha: f1.4, f2, f2.8, f4
Fotos sacadas en un momento en el que hay muy poca luz. Para no correr el riesgo de tener un movimiento no esperado de Martina y que saliera movida en la foto, tuve que subir a ISO 1600. Mira el efecto que tiene la apertura del objetivo (lo luminoso que sea) sin cambiar el valor ISO. De izquierda a derecha: f1.4, f2, f2.8, f4

[clear-line]

TODO LO QUE SIEMPRE QUISISTE SABER SOBRE LA PROFUNDIDAD DE CAMPO Y NADIE TE CONTÓ

Uno de mis recursos creativos favorito (y pronto será el tuyo, ya lo verás) es la profundidad de campo.

Este concepto es un poco confuso y quiero que te quede perfectamente claro y que puedas ponerlo en práctica en seguida, así que te contaré todo lo que siempre quisiste saber sobre la profundidad de campo, aunque aun no sepas que así se llama.

La apertura o número F del objetivo también te va a afectar a la profundidad de campo (su palabreja en inglés es DOF).

Si te fijas en la mayoría de mis fotos, aparece enfocada (nítida) una zona muy concreta de la imagen y el resto está desenfocada, como difuminada. Eso es porque yo suelo usar profundidades de campo muy pequeñas. Forma parte de mi estilo.

Las cámaras enfocan por distancia y la profundidad de campo te indica qué zona, por delante y detrás de la persona u objeto que estás enfocando, aparecerá nítida en la imagen.

La profundidad de campo es un recurso creativo muy utilizado y te ayuda a llamar la atención sobre partes muy concretas de la imagen, que serán aquellas que se ven más nítidas. Los ojos se van automáticamente a esta zona cuando miras una imagen, ¿verdad?.

Pero no es tan sencillo…

La profundidad de campo depende del objetivo que estés usando y de la distancia a la que esté la persona que estés enfocando.

  1. Del objetivo…

Cuanto MAYOR sea la distancia focal, MENOR será la profundidad de campo.

Abajo tienes ejemplos con imágenes, pero quédate con que, por ejemplo, con un 85mm consigues que la zona que salga enfocada en tu imagen sea mucho menor que con un 50mm, y más aun que con un 35mm.

Sacando una foto desde un mismo punto y con la misma apertura, vemos que cambia la profundidad de campo según el objetivo. Izquierda: 35mm, Centro: 50mm, Derecha: 85mm
Sacando una foto desde un mismo punto y con la misma apertura (f2), vemos que la profundidad de campo va cambiando según el objetivo (¡fíjate en la valla de colores!). Izquierda: 35mm, Centro: 50mm, Derecha: 85mm

¿Ves la diferencia entre un objetivo u otro? Esto lo vas a tener que tener en cuenta sobre todo cuando quieres que salgan nítidas varias personas u objetos que están a diferentes distancias de ti.

Cuanto MENOR sea la apertura o número F que uses, MENOR será la profundidad de campo.

Con las imágenes de ejemplo lo verás cristalino, pero quédate con que, por ejemplo, si usas una abertura de f1.4 consigues una profundidad de campo infinitamente menor que si usas f5.6. Con f1.4 tendrás una mínima zona enfocada (nítida) y el resto aparecerá borrosa.

El objetivo 85mm a f1.8, te da una DOF mínima, sobre todo si estás enfocando desde cerca
cccc
Si usas un objetivo como el 85mm y con aperturas pequeñas (aquí estaba usando f2) ten en cuenta que si estás sacando a varias personas juntas, va a ser muy difícil por no decir imposible que ambas salgan nítidas. Si tu objetivo es llamar la atención sólo sobre una de ellas, ¡genial! pero si quieres que ambas se vean perfectas tendrás que aumentar el número f (al menos hasta f4 o f5.6)
85mm con f4
Aquí subí a f4 y así aumenté la profundidad de campo para que Martina saliera perfectamente nítida y el papá y la abuela no salieran demasiado desenfocados
  1. De la distancia…

Cuanto MAYOR sea la distancia a la persona que enfocas, MAYOR será la profundidad de campo.

Enfocando objetos de cerca conseguirás una menor profundidad de campo, la zona que aparecerá nítida en la imagen será mucho menor que si el objeto está más lejos de ti. Abajo lo puedes ver mejor con fotos.

ccccc
Todas estas fotos están sacadas con el 85mm a f1.8. Fíjate que también la distancia afecta mucho a la DOF, cuanto más te alejes más zona estará nítida en la imagen. Arriba estaba muy cerca y puedes ver que la cara de Martina está perfectamente nítida pero la del papá no. Abajo a la derecha, ya me aleje un poco más y se nota en que ambos se ven más nítidos.

BUSCA UN OBJETIVO CON PRECISIÓN EN EL ENFOQUE Y CALIDAD

Otro aspecto crítico para mi es el enfoque, ya te lo conté la semana pasada cuando hablaba de cámaras.

Necesitas que tu cámara (cuerpo y objetivo) enfoque en el punto exacto donde tú le has dicho que tiene que enfocar. ¡Justo ahí! ni un poquito delante ni poquito detrás.

Parece obvio ¿verdad? Si tú eliges un punto de enfoque y la cámara te dice que ha conseguido enfocar, pues ya está ¿no?. ¡Pues no! No siempre es así. El objetivo puede estar defectuoso o estar mal calibrado y enfoca a otra distancia (un poco menor o mayor).

Mira el ejemplo que te pongo en estas fotos. El objetivo no está enfocando dónde yo le estoy diciendo y esto es ¡inaceptable!

xxxx
El objetivo estaba mal calibrado y no enfocaba donde yo quería, sino un poco más adelante. Izquierda: yo enfocaba a la pila más cercana y no aparecía perfectamente nítida. Centro: enfocando a la pila del medio resulta que la más cercana está más nítida. Esto mismo se aprecia cuando enfocaba la última pila.

Y por supuesto, busca un objetivo que te dé suficiente calidad.

La calidad en los objetivos se mide a través de diferentes parámetros como la nitidez, distorsión, viñeteo, aberración cromática…

Por ahora sólo preocúpate por la nitidez. El resto en mayor o menor medida los vas a poder corregir en la edición, si algún día te apetece.

35mm f2.5
Foto sacada con un 35mm a f2.5. Al hacer un zoom sobre la cara de Martina, se puede ver la nitidez tan increíble que tiene este objetivo

Aunque te parezca mentira, no son mejores los objetivos más caros. Hay objetivos bastante baratos que dan un calidad más que suficiente, y luego hay objetivo muy caros que dan mucha menos nitidez, por ejemplo.

Si te quieres adentrar en el mundo de los objetivos, tienes aplicaciones para iPhone muy útiles como “MyLens Ultimate for Nikon” (también hay para Canon).

Y SI QUIERO FOTOGRAFIAR A NIÑOS PEQUEÑOS… ¿QUÉ OBJETIVO ELIJO?

Ya te anticipaba que mis favoritos son objetivos de focal fija, y dentro de éstos los mejores para este tipo de fotografía son el 35mm, el 50mm y el 85mm.

Además, estos objetivos son muy luminosos, tienen aperturas de f1.4 o f1.8, según el que escojas.

Estos tres objetivos son los elegidos por la mayoría de fotógrafos que hacen fotografía de retrato (da igual si hacen fotos a bebés, niños, jóvenes, personas solas o en grupo…).

¿Te tienes que comprar los 3 objetivos para hacer fotos a tus hijos? Definitivamente, ¡no!. Cada uno tiene unas ventajas e inconvenientes, y según el tipo de fotos que más te guste hacer tendrás que elegir uno u otro. Aunque seguro que con el tiempo vas ampliando tu colección 😉

35mm

Al ser el más angular de los tres, este objetivo es ideal para capturar escenas completas, donde el entorno sea relevante para tu foto como, por ejemplo, cuando documentas momentos de la vida cotidiana de tus hijos o de tu familia al más puro lifestyle (tus hijos jugando en su habitación, la familia cocinando junta, tu peque durmiendo sobre su papá en el sofá, saliendo de excursión a vuestro campo preferido, …).

Además, al tener un campo de visión mayor, te permite sacar a varias personas o acciones en movimiento sin tener que alejarte mucho de ellos (por ejemplo, si vais a un evento o a una reunión familiar o simplemente estáis jugando o corriendo con vuestros hijos en un espacio abierto).

Normalmente tendrás que estar relativamente cerca para hacer las fotos, a no ser que quieras llamar la atención sobre la diferencia de tamaños en grandes espacios, por ejemplo, lo pequeño que se ve tu hijo en una playa desierta, en un campo abierto o en relación a un árbol.

Por contra, no es tu objetivo si te encanta sacar fotos de primeros planos porque te vas a tener que acercar mucho a la persona que quieras fotografiar y va a sufrir una pequeña distorsión ¡nada favorecedora!.

Fotos sacadas con un 35mm f1.4
Fotos sacadas con un 35mm f1.4

85mm

Es mi objetivo preferido, no lo puedo evitar. Es muy luminoso (f1.8) y hace un desenfoque precioso. ¡Me encanta!.

Es genial para hacer fotos de detalles o retratos de primeros planos. ¡Quedan increíbles con este objetivo!.

También es el idóneo en retratos a niños tímidos o que están hartos de fotos y cada vez que te ven huyen, porque para hacerlas tienes que estar lejos de ellos. Puedes estar medio escondida, y sacarles sin que se den cuenta 🙂

Pero tiene su lado negativo, necesitas tener espacio para hacer las fotos ya que tienes que alejarte si quieres sacar algo más que su cabeza.

Tampoco es el idóneo si quieres sacar a varias personas o acciones en movimiento porque deberás irte bastante lejos si no quieres correr el riesgo de cortar a alguien.

Fotos sacadas con un 85mm f1.8
Fotos sacadas con un 85mm f1.8

50mm

Este objetivo es menos específico, esta en medio de los otros dos y tiene algunas de las ventajas e inconvenientes de éstos.

Te permite sacar partes de una escena o una escena completa si te alejas lo suficiente (en una casa suele ser difícil por falta de espacio).

También podrías sacar fotos de detalles o primeros planos pero acercándote mucho y nunca tendrías el mismo efecto en el desenfoque que con el 85mm.

Fotos sacadas con un 50mm f1.4
Fotos sacadas con un 50mm f1.4

La elección de uno u otro va más con tus preferencias, con el tipo de foto que quieras hacer. Poco a poco podrás ir ampliando tu equipo 😉

  • Te gusta más hacer fotos dentro de un contexto: elige el 35mm.
  • Te chiflan los primeros planos, hacer fotos de detalles y buscas un efecto de ensueño para tus desenfoques: elige el 85mm
  • Te gusta un poco de todo y quieres uno más “todoterreno”: elige el 50mm.

MIS ÚLTIMOS CONSEJOS…

Antes de terminar, sólo decirte que también hay objetivos para cámaras Full Frame (FX) y para cámaras de formato recortado (DX). Hablaba de esto en el post de la semana pasada, puedes verlo aquí.

Mi consejo es que, si puedes, te compres un objetivo para Full Frame porque te va a servir igual aunque tu cámara no lo sea y eso que tienes ganado si algún día cambias a una cámara superior.

Como norma general es mejor que te compres objetivos de la marca de tu cámara (Nikon o Canon), siempre funcionarán mejor. Los de otras marcas a veces es necesario calibrarlos y es un engorro.

También te invito a comprar objetivos de segunda mano. Si conoces alguna tienda de confianza, no tendrás ningún problema y siempre te saldrán bastante más baratos.

Bueno, ¡aquí termino el post de hoy!

Espero que te haya resultado interesante y que te haya quedado todo claro. Si no es así, no dudes en preguntarme ¡lo que quieras! que yo te contestaré encantada.

Nos vemos la próxima semana donde te hablaré de cómo usar tu cámara para conseguir las fotos que siempre has soñado.

Si te ha gustado esta entrada, no dudes en compartirla con tus amigos 😉

Compartir
Comentarios

Hermoso =)

Saludos.

Muy buen trabajo, la felicito.

Saludos.

Hola Patricia, me ha encantado tu post. Me ha aclarado muchas dudas.
Dentro de poco nace mi bebé y tenia dudas sobre qué objetivo comprar.. Queria hacerle fotos estilo newborn y tenia pensado el canon 50mm 1.8 II. Me gustaria saber tu opinión, teniendo en cuenta q mi camara no es full frame (1100D).
Muchas gracias
Paula

Hola Paula, muchas gracias por tus palabras 🙂 Me alegro que te haya aclarado algunas de tus dudas. Yo he tenido durante mucho tiempo un 50mm (en Nikon) y estaba contenta hasta que “descubrí” las maravillas del 35mm. Piensa que si no tienes una full frame, un 50mm en Canon es como si fuera un 80mm (creo que hay que multiplicar por 1.6) y lo vas a notar mucho. Yo me compraría un 35mm, el más luminoso posible y si puedes elegir uno FX mucho mejor porque seguro que acabarás comprándote una Full Frame 😉

[…] difícil según la habitación que hayas elegido pero recuerda que puedes usar el recurso de la profundidad de campo para que salga más o menos borroso el […]

[…] Lo primero, vas a necesitar tener un objetivo luminoso o uno con focal larga. […]