Nueva entrada de la serie «7 consejos prácticos para fotografiar niños pequeños»

¿Cómo usar tu cámara para no perder ninguna foto de tus hijos? Parte II: Conseguir una exposición correcta

¿Qué es la exposición en fotografía?

Es la cantidad de luz que recibe el sensor de imagen (en una cámara digital) o la película (en una cámara analógica) para que se forme la imagen.

Esta cantidad de luz depende exclusivamente de 3 factores que determinan lo que se conoce como el Triángulo de Exposición.

EL MISTERIOSO TRIÁNGULO DE EXPOSICIÓN

Creo que a estas alturas ya te puedes imaginar al menos dos de los factores que van a afectar a la exposición, ¿verdad?

¿Recuerdas que cuando te hablé de cámaras te expliqué la importancia de la sensibilidad ISO para hacer fotos con poca luz? Puedes verlo aquí

Y cuándo hablamos de objetivos, ¿recuerdas que te expliqué cómo afectaba el valor de la apertura a la cantidad de luz que entraba en el sensor? Puedes verlo aquí

El último factor que determina la exposición es la velocidad (de obturación).

Este parámetro, como su propio nombre indica, es la velocidad con la que se cierra el obturador de la cámara y se mide en segundos o fracciones de segundos.

Como te imaginarás, a MAYOR velocidad MENOR es el tiempo que la cámara deja entrar la luz en el sensor, y viceversa.

Unas altas velocidades te permiten congelar una acción en movimiento, mientras que usando unas bajas velocidades verás que sale todo como movido.

Por ejemplo, 1/1000 segundos te permitiría congelar en el aire a tu hijo si está dando un salto, mientras que usando 30 segundos podrías conseguir sacar una foto nocturna de las estelas que dejan las estrellas en un cielo despejado.

1/1600
Alta velocidad de obturación (1/1600) = congelamos el movimiento
1/30
Baja velocidad de obturación (1/30) = se nota el movimiento

La velocidad de obturación es un parámetro que vas a tener que tenerlo muy en cuenta a la hora de fotografiar niños pequeños.

Como siempre te repito, los niñ@s en estas edades son impredecibles y rápidos así que tendrás que usar velocidades altas (1/250, 1/500 o más) para asegurar que tus fotos no salen movidas.

Estos tres factores tienen una relación muy estrecha y, por eso, se habla de Triángulo de Exposición.

Triángulo de exposición
ISO, en pasos: 100, 200, 400, 800, 1600, 3200, 6400;  Apertura, en pasos: f1.4 f2 f2.8 f4 f5.6 f8 f11 f16; Velocidad, en pasos: 30, 15, 8, 4, 2, 1, 2, 4, 8, 15, 30, 60, 125, 250, 500, 1000, 2000, 4000

¿Qué significa este triángulo?

De forma muy sencilla y fácil de entender.

El triángulo de exposición dice que si modificas uno de estos tres parámetros, para mantener la exposición correcta tienes que modificar en sentido opuesto cualquier de los otros dos parámetros.

¿Te parece un poco lioso?

Te voy a poner dos situaciones prácticas donde lo entenderás a la perfección.

CASO 1: EL PAPÁ LANZANDO AL AIRE A TU HIJO EN LA CALLE A PLENO SOL

Supón que para conseguir una exposición correcta tienes que poner los siguientes parámetros en la cámara: ISO 100, f16 y velocidad 1/125 (luego te daré unos trucos para determinar la exposición correcta 😉 ).

En este caso, como ya te comenté arriba, si usas una velocidad de 1/125 la foto saldrá movida y no es lo que queremos. Queremos congelar a tu hijo en el aire.

Esto lo aseguraríamos con una velocidad de 1/1000.

El triángulo de exposición me dice que podría subir en 3 pasos la velocidad hasta 1/1000 (congelando así el movimiento) pero entonces, al entrar menos luz en el sensor, tendría que tocar la apertura o el valor ISO para compensarlo dejando entrar más luz.

Podrías hacer:

  1. Subir el valor ISO a 800
  2. Abrir más la apertura, hasta f5.6

En ambos casos, estamos compensando en exactamente 3 pasos esa pérdida de luz así que la exposición seguirá siendo correcta.

¿Qué haría yo en este caso? Poner f5.6 para desenfocar un poco el fondo y así aislar mejor al papá y al hijo.

CASO 2: TU HIJO PINTANDO TRANQUILITO EN SU CUARTO

Situación completamente diferente, más “estática” y en el interior de tu casa donde por lo general habrá bastante menos luz que en la calle.

Imagina que la exposición correcta se da con ISO 100, f4 y velocidad 1/60.

Aunque tu hijo esté quieto y tranquilo yo intentaría subir la velocidad a 1/250 por si acaso de repente se gira a mirarme, se levanta, se inclina a coger algo… y sale movida la foto.

En este caso, estamos aumentando la velocidad 2 pasos dejando entrar menos luz y por tanto habría que compensar por otro lado con 2 pasos, bien tocando el ISO bien la apertura.

Yo en esta situación jugaría con los dos:

  1. Abriría un paso más la apertura para conseguir una menor profundidad de campo y así llamar la atención sobre mi hijo, difuminando el resto. f2
  2. Subiría el valor ISO para compensar otro paso la falta de luz. ISO 200

Recuerda, mientras mantengas la relación inicial puedes jugar con uno, dos o incluso los tres parámetros.

leyenda
Estas tres fotos están expuestas correctamente (midiendo en la cara del bebé más cercano) y en todas se mantiene la misma relación del triángulo de exposición. Se ha variado la apertura y la velocidad para mantener la misma relación. Puedes ver el efecto tan diferente que obtienes según lo que quieras conseguir. ISO 1600. De izquierda a derecha: f2 1/800 seg (fondo totalmente borroso y el bebé cercano perfectamente nítido); f4 1/200 seg; f8 1/50 seg (el fondo ya se ve bastante bien y el bebé cercano está ligeramente movido porque es difícil mantener el pulso con velocidad tan bajas)

¿Cómo conseguir una exposición correcta?

¡Con práctica! ¡Con mucha práctica! Y con algún truquillo que te voy a dar 😉

Como punto de partida para conseguir una exposición perfecta puedes aplicar la Regla “Soleado 16” que dice:

“En un día soleado, pon una apertura de f16 en tu cámara y la velocidad de obturación será la recíproca del valor ISO”

Esto que así suena un poco difícil de entender es muy fácil y con práctica te da un magnífico punto de partida para que tus fotos salgan perfectamente expuestas en cualquier situación de luz.

A continuación, te descubro cómo usar esta regla con los 3 parámetros que determinan la exposición.

DÍA SOLEADO -> partimos de f16

[one-third-first]

ISO 100

Selecciono Velocidad = 1/125 (sería el valor más cercano al recíproco del ISO: 1/100)

[/one-third-first]

[one-third]

ISO 200

Selecciono Velocidad = 1/250 (sería el valor más cercano al recíproco del ISO: 1/200)

[/one-third]

[one-third]

ISO 400

Selecciono Velocidad = 1/500 (sería el valor más cercano al recíproco del ISO: 1/400)

[/one-third]

[clear]

Y así sucesivamente…

Recuerda que una vez tienes la exposición correcta puedes jugar con cualquier de los tres parámetros del triángulo de exposición para conseguir el efecto deseado. Siempre manteniendo la misma relación entre los tres.

¿Qué pasa si no es un día soleado?

En este caso, la regla se aplica igual que arriba pero con otros valores de apertura.

[one-third-first]

Sol radiante

f16

[/one-third-first]

[one-third]

Sol débil

f8

[/one-third]

[one-third]

Nublado

f4

[/one-third]

[clear]

Todo esto te va saliendo de forma natural, con mucha práctica, pero no te preocupes porque también vas a tener una magnífica ayuda en la cámara.

MODOS DE EXPOSICIÓN EN LA CÁMARA

1. La comodidad y rapidez: los Modos Automáticos

En estos modos la cámara hace TODO, controla absolutamente todos los parámetros del disparo y tú solo tienes que componer y apretar el botón.

Por eso se suelen llamar modos de “Apuntar y disparar”.

Según el modelo de cámara tendrás más o menos modos automáticos, algunos incluso “optimizados” para unas determinadas escenas (retrato, paisaje, nocturna, interior, macro, …).

[one-half-first]

VENTAJAS

  • Sólo tienes que apuntar y disparar

[/one-half-first]

[one-half]

INCONVENIENTES

  • La cámara elige TODO por ti: donde enfoca, qué parte expone correctamente, qué profundidad de campo va a tener tu foto, qué ISO, qué velocidad, etc.
  • ¿Crees que la cámara sabe qué quieres conseguir con tu foto? La respuesta es simple: ¡NO!

[/one-half]

[clear]

MI RECOMENDACIÓN:

Sinceramente, no te recomiendo que dispares en automático si tu cámara te permite otros modos.

Existen otros modos semi-automáticos (los veremos en un momento) que te permiten elegir gran parte de los parámetros del disparo y la cámara te ayuda en lo más difícil (o casi): en determinar la exposición correcta.

2. Una gran ayuda: los Modos Semi-automáticos

Por lo general, vas a encontrarte 3 modos que te permiten ser tú quien determine casi todos los parámetros del disparo.

Entre los parámetros de disparo me refiero a cosas como dónde pones el punto de enfoque (¡en automático la cámara lo elige por ti!), cómo quieres que la cámara mida la luz para determinar la exposición (te hablaba de esto aquí), la apertura, la velocidad, el balance de blancos (otro concepto del que te hablaré en otro post)…

Automático con prioridad a la apertura (A)

En este modo tú seleccionas TODO excepto la velocidad de obturación.

Tú eliges el valor de apertura y la cámara determina por ti la velocidad de obturación para conseguir la exposición correcta, en función de valor de ISO y esa apertura.

[one-half-first]

VENTAJAS

  • Tienes un gran control sobre el disparo: todo excepto la velocidad
  • La cámara te determina la exposición correcta y tu no tienes que preocuparte porque la imagen salga oscura o clara

[/one-half-first]

[one-half]

INCONVENIENTES

  • Como no estés muy pendiente del valor de la velocidad que determina la cámara puede que elija un valor bajo y tus fotos salgan movidas
  • No eres tú el que decide si “congelas” el movimiento o si por el contrario prefieres un efecto que muestre exactamente ese movimiento en la foto

[/one-half]

[clear]

MI RECOMENDACIÓN:

Este modo lo he usado un montón y lo sigo usando en los casos en que sé que la velocidad de obturación no es un problema (por ejemplo porque hay mucha luz y sé que mi cámara no va a darme un valor bajo de velocidad) y quiero jugar con la profundidad de campo eligiendo una apertura u otra.

Automático con prioridad a la velocidad (S)

Este modo es justo el contrario al anterior.

Tú seleccionas el valor de la velocidad de obturación y la cámara elige la apertura para conseguir la exposición correcta, teniendo en cuenta el valor ISO que tienes puesto en ese momento.

[one-half-first]

VENTAJAS

  • Tienes un gran control sobre el disparo: todo excepto la apertura
  • La cámara te determina la exposición correcta y tu no tienes que preocuparte porque la imagen salga oscura o clara
  • Consigues el efecto que quieras conseguir: congelar el movimiento o dar sensación de movimiento

[/one-half-first]

[one-half]

INCONVENIENTES

  • No controlas la profundidad de campo, es decir, lo que sale nítido en tu foto
  • Según la situación de luz que haya, si quieres poner una velocidad muy alta para congelar el movimiento puede que tu cámara no te permita el valor de apertura que sería necesario para conseguir la exposición correcta (sería demasiado bajo)

[/one-half]

[clear]

MI RECOMENDACIÓN:

Como este modo no me permite determinar la profundidad de campo y ya sabes que ese factor es parte de mi estilo de fotografía, no lo suelo utilizar.

A mi personalmente me resulta más complejo de utilizar que otros.

Para fotografiar niños pequeños donde la velocidad de obturación es crítica, puedes empezar a disparar con él mientras practicas con el modo manual.

Automático Programado (P)

En este modo es la cámara quien determina la exposición correcta en función del ISO que tengas puesto en ese momento.

La cámara elige la apertura y la velocidad de obturación por ti.

[one-half-first]

VENTAJAS

  • Tienes cierto control: enfoque, balance de blancos, ISO, …
  • La cámara te determina la exposición y tú no tienes que preocuparte porque la imagen salga oscura o clara

[/one-half-first]

[one-half]

INCONVENIENTES

  • Tienes todos los inconvenientes de los otros dos modos, porque no controlas ni la profundidad de campo (recurso muy utilizado) ni la velocidad de obturación (para congelar o mostrar movimiento)

[/one-half]

[clear]

MI RECOMENDACIÓN:

Nunca lo he usado, no te voy a engañar.

Creo que consigues mejores resultados con alguno de los dos anteriores porque al menos tú controlas dos factores muy importantes a la hora de obtener un resultado u otro con tu foto.

3. El control absoluto: el Modo Manual

En este modo tú controlas absolutamente TODO en el disparo.

[one-half-first]

VENTAJAS

  • Control absoluto sobre el disparo: tú decides y la cámara ejecuta
  • Total flexibilidad, lo que te permite ser más creativo con tus fotos

[/one-half-first]

[one-half]

INCONVENIENTES

  • Más complicado (hasta que le coges el truquillo)
  • Tardas un poco más en disparar porque (en general) vas a tener que hacer comprobaciones para ver qué la imagen sale tal y cómo esperas

[/one-half]

[clear]

MI RECOMENDACIÓN:

Mi recomendación es que empieces usando los modos semi-automáticos, según lo que quieras conseguir uno u otro, y poco a poco te vayas adentrando en el modo manual.

Da un poco de “miedo” al principio pero conforme vayas practicando y con ayuda del exposímetro (te hablo de él en un segundo), verás lo satisfactorio que es y los buenos resultados que te va a dar.

Yo lo uso en el 90% de los casos y muchas veces supone un reto porque hay situaciones de luz complicadas, pero todo lo retador motiva más ¿no? 😉

Tu mejor aliado para clavar la exposición: el EXPOSÍMETRO

La mayoría de las cámaras digitales tienen un exposímetro que te ayuda a determinar la exposición correcta cuando estás usando el modo manual.

Exposición correcta
Exposímetro y valores del triángulo de exposición: ISO 100, Apertura f2, Velocidad 1/500

Básicamente lo que te indica es si tu foto va a salir oscura (subexpuesta) o clara (sobreexpuesta).

  • Oscura o subexpuesta, significa que no ha entrado la luz suficiente en el sensor
  • Clara o sobreexpuesta es justo lo contrario, ha entrado demasiada luz

En ambos casos significa que no has elegido correctamente alguno de los parámetros que afectan al triángulo de exposición: ISO, apertura o velocidad.

El exposímetro es de una gran ayuda porque funciona en tiempo real, según donde apuntes y midas te avisará de una cosa u otra.

Es tu amigo el chivato 😉

Exponer correctamente es un mundo y tiene una teoría muy larga detrás pero, por ahora y para simplificarlo mucho, quédate con esto:

[one-third-first]

Exposición correcta

El indicador está en el 0

[/one-third-first]

[one-third]

Subexposición

El indicador te señala un valor entre el 0 y el –

[/one-third]

[one-third]

Sobreexposición

El indicador te señala un valor entre el 0 y el +

[/one-third]

Sobreexposición: midiendo sobre el cuerpo del caballo el exposímetro me indica que estamos sobreexponiendo (demasiada luz)
Sobreexposición: el exposímetro indica que hay demasiada luz y que nuestra imagen saldrá más clara (medición en el cuerpo del caballo)
Exposición correcta
Exposición correcta: el exposímetro está en 0, diciéndonos así que estamos exponiendo nuestra imagen correctamente (medición sobre el cuerpo del caballo)
Subexposición
Subexposición: el exposímetro nos indica que está entrando poca luz y que nuestra imagen saldrá oscura (medición sobre el cuerpo del caballo)

En los dos últimos casos, lo que tendrás que hacer es modificar alguno de los parámetros que afectan al triángulo de la exposición hasta que el indicador esté en el 0.

Moverás uno u otro dependiendo de lo que quieras conseguir, según te expliqué al principio.

[clear-line]

Bueno, hasta aquí la entrada de hoy.

Espero que te haya resultado interesante y reveladora 😉

Ya sabes, si tienes cualquier duda o comentario que quieras hacerme, ¡lánzate! ¡escribe en esta misma entrada o en Facebook que yo te responderé encantada!

La próxima semana veremos cómo aplicar todos estos conceptos al fotografiar niños pequeños. Te daré algunos trucos prácticos para clavar tus fotos e incluso conseguir efectos creativos con ellas.

¡Hasta la próxima semana!

Si te ha gustado y crees que puede interesarle a tus amigos de las redes sociales, no dudes en compartirla a través de los botones de aquí abajo. Yo también te estaré muy agradecida 🙂

Compartir
Comentarios

Buenísimo post. A veces esto de la exposición puede ser un quebradero de cabeza a la hora de tomar una buena fotografía. Gracias.

Muchas gracias! sí, y tanto! la exposición es casi todo… pero también es verdad que muchas veces nos empeñamos en buscar la exposición «correcta» que nos olvidamos en usarla de modo más creativo, con una intención concreta… Gracias por tu comentario 🙂

Por favor: Decid abertura y no abertura.
Apertura es el acto de abrir algo. ABertura es un hueco por donde pasa la luz. La abertura de diafragma es el hueco circular por el que pasan los rayos de luz hacia el sensor.
Una ventana es una Abertura que se hace en un muro para que pase la luz.
Apertura se puede aplicar al acto que abre el obturador. EJemplo: El tiempo que transcurre entre la apertura y cierre del obturador se llama » tiempo de exposición. La abertura de diafragma se regula mediante el numero «f», que resulta de dividir la distancia focal del objetivo entre el diámetro del agujero circular de luz que deja pasar el diafragma. Espero haberos convencido y que en adelante hableis de abertura de diafragma y de apertura del obturador.
Saludos a todos.

Gracias Enric por tu comentario. Sólo decirte que el diafragma también se abre y se cierra para hacer lo que tú dices, dejar entrar más o menos luz, por eso que en la literatura común se diga Apertura del diafragma. En los propios manuales de las cámaras hablan de Modo Prioridad Apertura cuando se refiere a que tu fijas una apertura del diafragma concreto (con el número f, tal y como dices). Yo he aprendido esta nomenclatura y no creo que sea incorrecto decirlo así, a pesar de que lo mismo estás en lo cierto y es más preciso de la otra forma 🙂

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.