El verano es un momento estupendo para hacer fotos, ¿verdad?.

Los días son más largos, estamos de vacaciones, dejamos a un lado nuestras rutinas y nos relajamos (o mejor dicho, nos descontrolamos jeje) y sobre todo pasamos mucho tiempo fuera de casa, al aire libre. La piscina o (si tienes suerte) la playa, se vuelve nuestra segunda casa.

El «problema» que te encuentras al hacer fotos en verano es que la mayoría de ellas las disparas a pleno sol.

En verano, amanece muy pronto y, claro, no vas a madrugar para sacar fotos ¿no? ¡que estás de vacaciones!.

También anochece muy tarde pero, aunque seguro que sigues por ahí y puedes aprovechar a sacar fotos muy bonitas al atardecer, hay muchos otros momentos a lo largo del día donde el sol está a tope y que seguro quieres recordar con fotos.

El primer consejo que te dan cuando preguntas cómo afrontar situaciones así, a pleno sol y en horas más o menos centrales del día, es que busques una sombra. Desde luego que es un buen consejo pero ¿hay siempre sombras donde estás? y sobre todo, ¿tus peques te van a hacer caso y van a dejar de hacer lo que estuvieran haciendo, donde lo estuvieran haciendo, para irse a la sombra y repetirlo? ¡Ni de coña! Así que hay que aprender a resolver estas situaciones.

En estos momentos del día la luz es muy dura y hay mucho contraste en la escena. Te encontrarás zonas con «demasiada» luz y con muchos brillos (sobre todo en la piscina y en la playa, por los reflejos del agua y arena), y otras zonas en sombra o completamente a oscuras.

Conseguir la exposición «perfecta» en estos casos es imposible o, cuanto menos, un auténtico reto para ti y para la cámara.

Las cámaras digitales de hoy en día no son capaces de manejar el rango dinámico de este tipo de escenas, esto es, la diferencia entre los reflejos más brillantes y las sombras más oscuras.

Si disparas en manual o en semi-automático serás tú quién elija qué detalle preservar, las partes más luminosas o las más oscuras, pero si disparas en automático será la cámara quién decida y ¡uf! te puedes encontrar cada cosa…

Yo en estos casos, lo primero que intento hacer es disparar a contraluz, de esta forma consigues evitar las luces y sombras en los protas de tu foto.

Te encontrarás con que el fondo estará muy iluminado mientras que el/ellos estarán en sombra. Es más fácil de exponer la foto pero, al mismo tiempo, es más complicado para la cámara el enfocar correctamente. Pero bueno, no siempre se puede disparar a contraluz porque la acción que quieres fotografiar transcurre en un momento y en un lugar y, aunque tú puedes moverte alrededor buscando ese contraluz, a veces no se consigue.

¡No pasa nada! ¡no desesperes! que, a pesar de las dificultades, se pueden conseguir fotos muy chulas a pleno sol.

Durante el disparo, mi consejo es que expongas para la zona más clara (brillante) de la escena que quieras mantener detalle. Si fotografías a personas lo más normal es que expongas para la parte más iluminada de su cara o cuerpo, vamos, donde le esté dando el sol directamente. ¡Ojo!, esto aplica sólo si disparas en modo manual o semi-automático.

También es importante que dispares en RAW, y no en JPG, porque este tipo de fotos casi al 100% van a necesitar algún tipo de edición para corregir o mejorar este excesivo contraste.

Tengo pendiente otro post donde te hablaré más de cómo afrontar durante el disparo los diferentes tipo de luz en exteriores pero hoy quiero enseñarte cómo puedes puedes mejorar tus fotos del verano usando Lightroom.

Seguro que tienes un montón de fotos sacadas a pleno sol, en las situaciones que ahora te voy a describir, así que, antes de que descartes algunas de ellas porque creas que no tienen solución, sigue leyendo y no te pierdas los siguientes videos 🙂

Cómo mejorar tus fotos del verano usando Lightroom: 3 situaciones a pleno sol

SITUACIÓN 1: Tenemos varios protas y unos están en la sombra y otros a pleno sol

Esta situación es muy común cuando estás fotografiando a más de una persona en un espacio amplio o es una acción que implica movimiento.

Al haber tanto contraste en la escena, es muy fácil encontrarse con que alguno esté a pleno sol y otro justo en la sombra de un árbol, casa o cualquier otra cosa que haya cerca y que proyecte una sombra.

Abajo puedes ver una imagen donde se ilustra esta situación y a continuación el video donde te muestro cómo pasar de la foto original (izda.) a la editada (dcha.).

Antes | Después
Izda.: Antes (SOOC) | Dcha.: Después (editada con LR)

A mis suscriptores, que son mis niñ@s bonitos, les he grabado una versión extendida de este video (para descargársela directamente en su ordenador) donde les explico con todo detalle el histograma de la imagen, los diferentes parámetros del panel básico de Lightroom (y su relación con el histograma) y otros muchos truquillos para ayudarle a entender mejor su imagen y saber rápidamente qué tiene que tocar en ella para mejorarla. Si lo quieres tú también, ya sabes, suscríbete a mi boletín 😉

SITUACIÓN 2: Todos los protas de tu foto están igualmente iluminados y disparas a contraluz

Si los protas de tu foto están más o menos en el mismo plano puedes intentar disparar a contraluz, tal y como te aconsejaba más arriba.

En este caso, los tendrás ligeramente en sombra y será más sencillo de corregir en la edición, al mismo tiempo que puedes intentar preservar cierto detalle en las partes más claras del fondo, a pesar de que no suelen ser lo más importante de la foto.

En esta foto de mi familia en la playa se ilustra claramente esta situación. Seguidamente te muestro en un video cómo pasar de la foto original (izda.) a la editada (dcha.).

2015-09-09_0002
Izda.: Antes (SOOC) | Dcha.: Después (editada con LR)

SITUACIÓN 3: Todos los protas de tu foto están iluminados por luz lateral, con parte del cuerpo al sol y parte a la sombra

Esta sería una situación similar a la anterior pero donde no ha sido posible disparar a contraluz.

A pleno sol, si la luz incide lateralmente tendrás una situación bastante complicada de manejar.

Una parte estará muy iluminada y que, como no tengas cuidado, puede «quemarse» y otra parte muy en sombra.

En definitiva, tendrás muchas luces y sombras proyectadas en tus protas y, según cómo hayas expuesto durante el disparo (¡aquí es súper importante!), puede ser bastante complicado mejorar en la edición.

Abajo te muestro una foto donde se da esta situación. En este caso, la exposición de la foto permite perfectamente mejorar ese contraste excesivo durante la edición. En el video podrás ver cómo lo hice en este caso.

2015-09-09_0003
Izda.: Antes (SOOC) | Dcha.: Después (editada con LR)

[clear-line]

Antes de despedirme, dos cosillas más.

Primero, ten en cuenta que lo más importante se consigue con la cámara, al disparar. Es por esto que insisto en dejar de lado el modo automático y lanzarse con el manual o los semi-automáticos. Tienes que tomar TÚ las decisiones y no la cámara. Es más fácil de lo que parece, de verdad. Sólo necesitas tener las nociones y practicar, practicar y practicar sin parar. Sólo eso 😉

Segundo, prácticamente todas las fotos que ves por ahí y que te gustan (me refiero a las que ves por la web de fotógrafos amateur o profesionales) tienen algún tipo de edición. Es muy difícil que una foto salida tal cual de la cámara esté tal y cómo la visualizas. Incluso a las que salen casi perfectas les falta o les sobra algo (exposición, contraste, color…). Con esto lo que te quiero decir es ¡pierde el miedo (o respeto) a los programas de edición!, sobre todo a Lightroom. No hace falta ser un experto para conseguir cosas súper chulas. Eso sí, para sacarle todo el partido tendrás que disparar en RAW.

[clear-line]

Bueno, eso es todo por hoy.

Espero que te haya gustado y sobre todo que te sirva para mejorar las fotografías que saques a pleno sol.

Ah, y ya sabes, si compartes este post con tus amigos de las redes sociales te lo agradeceré un montón 🙂

¡Hasta la próxima semana!

Compartir
Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.