Nueva entrada de la serie «7 consejos prácticos para fotografiar niños pequeños»

Las semanas pasadas te hablé de equipo, de cámaras y de objetivos. Intenté orientarte y aconsejarte para elegir el mejor equipo si te apasiona la fotografía y tienes hijos pequeños.

En esta entrada voy a darte algunos trucos prácticos sencillos que te ayudarán a sacarle el mayor partido a tu equipo y conseguir imágenes perfectas de tus peques.

¿Quieres ir al grano? ¿Quieres ahorrarte esfuerzo y tiempo? Te lo voy a poner muy fácil…

Puedes tirarte horas, días o incluso semanas leyéndote el manual de tu cámara y cuando termines, y tengas la cabeza como un bombo, es muy probable que sigas sin saber cómo usar tu cámara y tus fotos no salgan como te gustaría.

No saber cómo usar la cámara puede ser muy frustrante y hacer que poco a poco vayas abandonando la fotografía y eso ¡no lo queremos! ¿verdad?

Ojo, no te estoy diciendo que no te leas el manual. No, puedes leértelo y así podrás conocer las infinitas opciones que tiene tu cámara, pero yo te diría: tómatelo con calma, léelo tranquilamente, sin prisas y cuando tengas tiempo y curiosidad por profundizar en el manejo de tu cámara. No necesitas habértelo leído entero para empezar a sacar buenas fotos.

Yo te confieso que no me he leído ningún manual entero. Me resulta un poco tostón, la verdad, prefiero practicar a leer 😉 Lo que sí hago siempre es leer lo que realmente me interesa, lo que sé voy a utilizar y quiero sacarle todo el partido posible.

Te voy a contar lo que a mi me hubiera gustado que me dijeran cuando empecé a hacer este tipo de fotografía. Me hubiera ahorrado mucho tiempo y muchas fotos que tuve que mandar a la papelera.

Las cámaras de hoy en día tienen tantas opciones que abruman, así que voy a centrarme en lo que yo uso y considero importante, el resto puedes leerlo en el manual 🙂

Antes, una aclaración. Ya sabes que soy Nikonista, así es probable que la forma de nombrar determinadas opciones de la cámara sean propias de Nikon. Pero no te preocupes que en Canon u otra marca seguro que tendrás también esas opciones aunque se llamen de otra forma.

Hoy te voy a hablar de cómo configurar una cámara réflex para hacerte la vida más sencilla cuando vas a hacer fotos a tus hijos pequeños

Los parámetros realmente importante para hacer este tipo de fotografía son estos cuatro:

CALIDAD Y TAMAÑO DE LA IMAGEN

AUTOFOCO (AF)

MODO DE DISPARO

MEDICIÓN/ EXPOSICIÓN

Veamos para qué te van a servir y cómo deberías configurarlos para que te resulte más fácil hacer luego las fotos a tus hijos.

1. Calidad y tamaño de la imagen

Lo normal es que tu cámara te permita elegir la calidad de la imagen entre JPG o RAW y si eliges JPG también te va a permitir elegir el tamaño final del archivo.

¿Qué elegir: RAW o JPG?

La mejor opción siempre va a ser RAW.

Yo y todos los que empiezan a cogerle el gustillo a la fotografía disparan en RAW.

Este formato te va a permitir modificar cualquier cosa a posteriori, en la edición. Son los datos en bruto que captura el sensor de la cámara y te da la máxima calidad y flexibilidad.

Tienes dos inconvenientes:

  1. El tamaño del archivo digital es mucho mayor que con JPG (por ejemplo, 12MB frente a 3MB). Esto hay que tenerlo en cuenta tanto para la capacidad de las tarjetas de memoria que pongas en tu cámara como para el espacio que ocupan luego en tu disco duro
  2. Vas a necesitar un programa de edición para convertir estos ficheros a JPG para poder compartirlos por Internet, para imprimirlos e incluso para que se puedan ver en determinados dispositivos
Los archivos RAW te permiten corregir casi cualquier cosa que no hayas conseguido en la captura
Los archivos RAW te van a permitir corregir casi cualquier cosa que no hayas conseguido directamente en la captura, pero además de pesar mucho más el fichero (fíjate que este pesa ¡más de 24MB!, ¡una locura!) vas a necesitar un programa como Camera Raw para poder abrirlo

Elige JPG si no vas a editar tus fotos o si no quieres tener que usar un programa adicional para convertirlas en JPG.

Ganarás espacio en disco y en tus tarjetas de memoria y directamente podrás compartir tus fotos sin tener que tocar nada.

Eso sí, tal y como salgan tus fotos al disparar, así se quedarán y tendrán menos calidad.

Bueno, esto no es del todo cierto porque con un programa de edición podrías retocar un poco los JPG pero esto no tiene mucho sentido, la verdad, si vas a retocar dispara directamente en RAW.

Si te decides a disparar en JPG, no te olvides de elegir la mayor calidad (tamaño) que te deje tu cámara.

2. Autofoco (AF)

¿Recuerdas que en las entradas anteriores (cámaras y objetivos) te hablaba de lo importante que es el enfoque para que tus fotos salgan perfectamente nítidas? Pues para que tu cámara enfoque como tú quieres tendrás que hacer ciertos ajustes en la configuración.

Yo te voy a ayudar a hacerlo.

Cada cámara va a permitirte elegir entre varias opciones que determinan cuántos puntos de enfoque vas a poder elegir y cómo se selecciona el punto de enfoque en el modo de enfoque automático (tú lo eliges y la cámara enfoca).

Yo te aconsejo que configures tu cámara para que puedas seleccionar el máximo número de puntos de enfoque que te permita. Normalmente te va a dar varias alternativas, el máximo y otro número menor para simplificarlo y hacer más rápido el moverse entre ellos.

Por ejemplo, mis cámaras me permiten 51 puntos de enfoque como máximo y es lo que tengo configurado. Es más lento moverse de un punto a otro, pero tengo más flexibilidad para elegir dónde punto el foco sobre todo en los extremos (te mostraré su importancia cuando hablemos de composición).

A mi me va bien así. Pero de todas formas, puedes ir probando a cambiar este número por si para ti es más cómodo tener menos.

Diferentes puntos de enfoque
Si eliges el máximo número de puntos de enfoque que te permite tu cámara, podrás seleccionar aquellos que están más en los extremos de la zona de enfoque de la cámara (recuadro con líneas en blanco). Esto verás que es una ventaja cuando hablemos de composición en fotografía

Si tu cámara te lo permite, elige el modo AF de zona dinámica. Este modo es el más útil en situaciones donde hay o puede haber algún movimiento.

Con niños pequeños es muy complicado tener una situación “estática”, donde estén completamente quietos y no haya riesgo de que se muevan sin esperarlo, así que poniendo la cámara en ese modo te vas a ahorrar más de un disgusto.

Dado que es el modo que te recomiendo para fotografiar a tus hijos, te voy a explicar un poquito más cómo funciona.

En este modo, tú seleccionas el punto de enfoque manualmente y si la cámara detecta que lo que estas enfocando abandona brevemente ese punto de enfoque, lo intenta “seguir” para conseguir enfocarlo de nuevo.

Este seguimiento lo hace basándose en la información obtenida de otros puntos de enfoque que se encuentran alrededor del que tú seleccionaste.

Seguro que tu cámara te permite configurar el número de estos otros puntos de enfoque que tiene en cuenta, y aquí sí que te recomiendo que elijas el menor número que te ofrezca.

Nuestros hijos son rápidos pero no tanto, no son un fórmula 1 🙂 así no vas a necesitar que tenga en cuenta una zona tan amplia para seguirlo con el enfoque. A más puntos de enfoque más lento enfocará porque tiene que procesar más información.

Por ejemplo, yo tengo puesto 9 puntos de enfoque y por ahora es más que suficiente para fotografiar niños pequeños en movimiento.

Nunca uses la opción de AF de zona automática, donde es la cámara quien elige donde enfocar. La cámara, por muy lista que sea, no va a acertar donde quieres poner tú el punto de interés, así que descarta esta opción desde ya.

Una última cosa, si con estas opciones no puedes mover el punto de enfoque por la pantalla puede ser que tengas bloqueado el selector del enfoque. Mira en el manual de tu cámara cómo cambiarlo si es necesario. En Nikon suele ser una palanquita que girándola seleccionas un punto (no bloqueado) o una L (bloqueado).

3. Modo de disparo

Tú cámara te va a permitir seleccionar diferentes modos de disparo: único, continuo, live view, disparador automático, …

El 90% del tiempo yo tengo mi cámara en modo Continuo a baja velocidad (denominado CL, en Nikon). También se llama modo ráfaga.

En la primera entrada de esta serie, ya te hablaba de este modo cuando te decía que era una ventaja poder disparar varias fotos seguidas, sin despegar el dedo del disparador. ¿Te acuerdas? Pues es el modo que te va a permitir hacerlo.

Si disparas en este modo vas a tener dos grandes ventajas:

  1. Te permite crear una serie de fotografías que muestren una acción, de una forma más explícita. Esto queda muy chulo si luego haces un montaje con estas imágenes a modo secuencia, como el que te muestro a continuación.
xxxx
Disparando en modo continuo (ráfaga) puedes crear secuencias de fotos donde muestre el movimiento de forma divertida como en estas fotos de Martina «volando» en brazos de su papá
  1. Vas a tener más probabilidades de sacar una foto donde todos salgan bien. Si estas fotografiando una acción es muy fácil que justo cuando haces click coincida con que una persona está con los ojos cerrados o con un gesto un poco favorecedor, o incluso que no se le vea la cara porque se ha girado o le han tapado con una mano. Si disparas varias fotos seguidas seguro que consigues al menos una buena.
Quería sacar una foto chula del papá lanzando al aire a Martina y para conseguirlo disparé en modo ráfaga. Empecé a disparar cuando la cogió para lanzarla al aire y no dejé de apretar el botón hasta que cayó. De esta forma me aseguré capturar la foto del centro, donde tanto el gesto de Martina, como del papá son geniales, la pille suspendida en el aire y además están perfectamente enfocados. ¿Qué más podía pedir?
Quería sacar una foto chula del papá lanzando al aire a Martina y para conseguirlo disparé en modo ráfaga. Empecé a disparar cuando la cogió para lanzarla al aire y no dejé de apretar el botón hasta que cayó. De esta forma me aseguré capturar la foto de arriba, donde tanto el gesto de Martina, como del papá son geniales, la pille suspendida en el aire y además están perfectamente enfocados. ¿Qué más podía pedir?

No pienses que este modo sólo te sirve cuando quieres sacar varias fotos seguidas, también lo puedes usar para sacar una única foto pulsando y soltando el disparador una sola vez. Así que si lo tienes puesto por defecto tienes las ventajas de ambos modos, el único y el continuo.

4. Medición/ Exposición

Otra de las opciones que te va a permitir tu cámara es determinar cómo la cámara ajusta la medición de la exposición (cómo mide la luz).

En general, suele haber tres métodos:

  • Matricial
  • Ponderado central
  • Puntual

Se diferencian básicamente en la zona del encuadre que utiliza la cámara para medir la luz y determinar la exposición “correcta” para esa foto.

Te hablaré de exposición en la próxima entrada pero, por ahora, quédate con que las mayores diferencias entre uno u otro las vas a encontrar sacando fotos en situaciones de alto contraste, por ejemplo a pleno sol de mediodía donde hay muchas luces y sombras o en el interior de una casa con luz entrando por una ventana y el resto a oscuras, es donde más se nota la diferencia entre estos 3 métodos.

Con alto contraste, el método matricial no lo haría nada bien. La foto saldría muy “plana”, las luces las oscurecería y las sombras las aclararía. Quedaría muy fea.

El método ponderado central ya lo haría un poco mejor, pero el problema es que la zona que saldría bien expuesta es el centro del encuadre así que también tendrás que tener a tu punto de interés en el centro y enfocar ahí. Nada de enfocar en otras zonas porque es posible que no salgan bien expuestas.

En estos casos el mejor método es el puntual. Es mucho más exacto.

Con este método la cámara mide la luz donde pongas el punto de enfoque y tiene en cuenta un círculo muy pequeño a su alrededor.

Yo uso la medición puntual en el 99% de los casos. Quiero ser yo quien le diga a la cámara qué es lo importante de la foto, qué quiero que llame la atención y qué quiero que salga bien enfocado y bien expuesto. El resto me da un poco igual que salga más claro o más oscuro porque no es tan relevante.

Matricial, Media ponderada al centro, Puntual
En situaciones con luz extrema como aquí (sólo están iluminados por el acuario y el iPad) es donde más se aprecia la diferencia entre estos tres métodos de medición de la exposición. En estos casos, y sobre todo si buscas un efecto más dramático, funciona mucho mejor el puntual porque queda perfectamente expuesto lo que quieres que resalte en tu foto y el resto no es tan relevante. Arriba: Matricial, Centro: Media ponderada al centro, Abajo: Puntual

[clear-line]

Bueno, hasta aquí la entrada de esta semana. Espero que te haya gustado y te haya resultado útil 🙂

Por hoy, no quiero abrumarte con más información. La próxima semana te contaré cómo disparar tu cámara para que cada foto que dispares salga bien expuesta, no salga movida y esté enfocada (nítida) justo donde tú quieres.

Mientras te propongo lo siguiente: busca estas opciones en tu cámara y prueba todo lo que te he ido contando.

  • Practica a moverte por los puntos de enfoque, prueba a reducirlos a ver si te resulta más cómodo.
  • Prueba a enfocar a tu hijo mientras se mueve y comprueba si tu cámara consigue o no enfocarlo. Recuerda que para que la cámara enfoque (y continúe enfocando en este modo) debes tener pulsado hasta la mitad el disparador, sin soltar el dedo y aprieta hasta el final cuando quieras hacer la foto.
  • Haz una misma foto cambiando el modo de exposición, para que compruebes tú misma los resultados. Haz pruebas disparando en modo prioridad de velocidad de obturación (S, en Nikon) y si tienes buena luz pon al menos 250 o 500. Si tienes poca luz puedes intentar bajar a 100, pero ten en cuenta que si se mueve tu hijo en el momento de disparar saldrá movido. Pero ¡no importa! por ahora, estamos haciendo pruebas 🙂

Si te ha quedado alguna duda o quieres comentar cualquier cosa conmigo, puedes escribirme un comentario aquí que te contestaré encantada.

¡Hasta la próxima semana!

Si te gusta la fotografía y tienes hijos pequeños, no dudes en suscribirte a mi boletín de noticias para no perderte ninguna entrega de esta serie de consejos prácticos para padres.

¿Crees que esta entrada le puede gustar a alguno de tus amigos? Puedes compartirla con los botones que hay aquí abajo. Yo también te lo agradeceré un montón 🙂

Compartir
Comentarios

Gracias por esta entrada tan completa. Voy a intentar practicar lo de los puntos de enfoque, pero mi cámara al ser bridge no sé si tiene tantas posibilidades. Tampoco tengo la posibilidad de RAW, sólo jpg.

Gracias, Mila.
Me alegro que te guste 🙂
Investiga qué te permite hacer tu cámara y si no puedes elegir y cambiar los puntos de enfoque lo que te tocará es: colocar lo que quieras enfocar en el centro, enfocar pulsando el disparador a la mitad y, sin soltar el disparador y dejando la cámara más o menos en el mismo plano, volver a encuadrar como quieras que quede tu foto y apretar el disparador hasta el final para sacarla.
Si no tienes RAW no te preocupes, lo que tendrás es que, poco a poco, ir aprendiendo a conseguir una exposición correcta y así tus fotos saldrás perfectas directamente de la cámara.

Genial! enhorabuena, esta todo muy bien explicado. Una duda, como haces para elegir el punto de enfoque y moverlo? tengo una nikon d5200

Hola Lorena, muchas gracias! Me alegro que te haya gustado 🙂 Lo primero asegúrate que no tienes seleccionado ni «AF servo automático» (en este caso la cámara selecciona el punto de enfoque por ti) ni tampoco «Modo de zona AF automático» (lo mismo), cualquier otra opción (AF-S, AF-C… y AF punto único o AF zona dinámica) te dejará elegir tú el punto de enfoque. Con el multiselector ya deberías poder mover el punto de enfoque entre los 39 puntos (creo, no estoy segura) que te permite esa cámara. En otras cámaras hay como una «palanquita» con dos posiciones, una L y un punto. Para poder mover el punto de enfoque tienes que tenerla en la posición del punto, la L es para bloquearlo. Aunque creo que tu cámara no tiene esa funcionalidad. Si tienes alguna duda más, aquí estoy 😉

tus consejos son muy interesantes intentaremos ponerlos en practica gracias

Gracias Patricia me encantan tus consejos como profesional son muy claros y muy amenos. soy un gran aficionado a la fotografia y en estos momentos estoy realizando un curso de tres meses. Voy a trabajar al maximo. quiero aprender todo lo que pueda. Seguire leyendo tus comentarios. Gracias.

Muchas gracias! Espero que te sirvan tanto como a mi 🙂

Muchas gracias por tus comentarios, muy didàcticos, actualmente he de ir haciendo pequeñas anotaciones mi memoria no es tan agil (73 añitos) y cosas tan sencillas como Apertura, Velocidad, Iso he de echar una ojeada a la anotación.
Mi camara es una Nikon D7100, mis lentes son AF-S35. 1.8, AF-S105 1.2, 10-24, 18-135, 18-200 todo en Nikon y mi última adquisición es u Tamron 18-400, que ahora uso como todo terreno. dame tu opinion sobre esta gama o encuentras a faltar algun otro.
Muchas gracias i saludos cordiales.
Francesc

Hola Francesc,
Te diría que tienes objetivos de sobra 🙂 Tú vete probando con cuál te sientes más cómodo y cuál te sirve más para el tipo de fotografía que te guste hacer. No todos sirven para lo mismo. Al final te darás cuenta que no importa tanto la cantidad de objetivos que tengas sino el que sepas sacarle el máximo partido. Un saludo.

Estupendo tu artículo. Me aclaró muchas cosas. Gracias. Yo disparo e jpeg+RAW. Qué opinas?
Tengo una Nikon D5500.
De nuevo gracias

Hola Patri, excelente explicacion para los novatos en fotografia.
queria preguntarte, a tu modo de ver, que es lo que necesito para hacer fotografia de bebes y niños.
me refiero a camara y objetivo.

tengo un D3300, el lente de kit y uno de 50mm 1.8

Gracias por tu ayuda!

Hola. Tengo una beba muy pequeña y quiero sacarle fotos sin flash y quequeden lindas. Tengo una Nikon d3200. Desde ya muchas gracias

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.