Siempre buscando la naturalidad, me gusta reflejar cómo sois y las relaciones y emociones que surgen en estos primeros días/semanas del bebé, para que tengas un recuerdo único de esta época tan especial.

Suelen realizarse durante las primeras 4 semanas de vida del bebé. A mi me gusta hacerlas cuando están más despiertos y  empiezan interaccionar con su entorno, además ya se les empieza a notar su personalidad y es algo precioso para reflejar en imágenes.

Haremos las fotos en tu casa y por la mañana para que el bebé esté más descansado y tranquilo, además de en un sitio conocido y seguro.

Aunque el protagonista de la sesión sea el recién nacido, también haremos fotos con los papás, con los hermanos o incluso con vuestras mascotas (si queréis). En definitiva, con toda la familia.