La Primera Comunión es uno de esos momentos inolvidables en la vida de una familia y, en especial, de nuestros hijos e hijas.

Durante meses nos estamos preparando para ello y, conforme se va acercando el gran día, cada vez estamos más emocionados y nerviosos por lo que está por venir.

Y luego, lo que suele ocurrir en este tipo de eventos sociales tan importantes es que dedicamos tanto tiempo a la preparación, vivimos tan intensamente todos esos momentos previos, que cuando llega el día, nos relajamos y todo pasa volando, casi sin darnos cuenta.

Y justo para esto, para recordar y revivir ese momento tan especial en la vida de nuestra familia, están las Sesiones de fotos de Comunión.

¿Cuándo se hacen?

Se suelen hacer semanas antes del gran día, que es cuando hay más emoción y ganas por el acontecimiento y, además, según la antelación de la sesión es posible tener las fotos disponibles para la Ceremonia.

Pero también es posible hacerla después de Ceremonia y así no hay que preocuparse tanto por si se ensucia un poco el traje.

En ambos casos, recomiendo reservar con bastante antelación para asegurar disponibilidad esa fecha.

¿Dónde se realizan?

Las Sesiones de Comunión se realizan al aire libre, en la naturaleza, y al atardecer que es cuando la luz es más cálida y suave y las fotos salen mucho más bonitas.

Según las preferencias de la familia podemos hacer las fotos en el campo, en un parque o en la playa.

De esta forma, además de aprovechar la belleza del entorno para las fotos, los niños disfrutan mucho más, están más tranquilos y entretenidos y las imágenes salen más naturales y auténticas.

¿Cómo son?

En mis sesiones siempre busco la naturalidad de cada momento. Pretendo captaros tal y cómo sois, reales, únicos, auténticos. Huyo de las imágenes artificiales que luego miréis y nos os identifiquéis.

No fuerzo posados y me dejo guiar mucho por vosotros, por vuestras preferencias. Mi objetivo principal es que os sintáis cómodos, a gusto, y que disfrutéis del momento, sobre todo la niña o el niño que celebra su Comunión. Así es como salen las mejores fotos: fotos auténticas, emotivas y naturales.

Aunque el niño/a sea el protagonista de la sesión, también suelo hacer fotos con la familia porque ellos también son una parte importante de este momento de su vida y lo viven con una felicidad que me gusta dejar retratada en las fotos.

Como tendremos un margen de tiempo limitado yo os iré guiando para aprovechar mejor la luz y el entorno, además de propiciar situaciones que me permitan capturar instantes y emociones que surjan entre vosotros y en los que seáis vosotros mismos.

Aquí te dejo algunas de las fotos de la Sesión de Comunión de Olivia, donde pasamos un rato súper divertido en uno de los parques más bonitos de Madrid.

¿Te gustaría una sesión de fotos de Comunión donde tus hijos puedan ser ellos mismos, sin artificios, sin poses forzadas que hagan que se sientan incómodos, donde además podáis participar el resto de la familia disfrutando juntos de ese momento único en su vida? ponte en contacto conmigo a través de este formulario. ¡Me encantará tener noticias tuyas! 🙂

Patricia Becaroto es una fotógrafa cuya pasión es contar historias de una forma autentica, capturando emociones con un estilo fresco y natural

Compartir
Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.