Siempre buscando la naturalidad, sacaremos esa belleza y sensualidad propia de una embarazada para que tengas un recuerdo único de esta época tan especial.

Suelen realizarse durante las semanas 30 – 35, aunque no es un requisito imprescindible, cada mujer y cada embarazo es diferente. La idea es que se te note bien la barriguita pero que, al mismo tiempo, no estés muy avanzada para que la sesión te resulte un poco pesada.

Podrán realizarse en tu casa o al aire libre, o si es posible y te apetece en ambos sitios.

Aunque la sesión está enfocada a la embarazada, podremos hacer algunas fotos con tu pareja, con otros hijos o incluso con tus mascotas.