Desde que nos vinimos a vivir al Sur, tenía unas ganas locas de hacer una sesión de fotos en la playa, al atardecer. Yo soy mucho de hacer las sesiones en exteriores, en plena naturaleza, y en Madrid mis escenarios preferidos siempre eran alguno de sus fabulosos parques, pero ayyy amig@, aquí tenemos ¡la playa! y claro, qué mejor sitio para llevar a los niños (y a los papis) y que se lo pasen pipa mientras tú les haces fotos 🙂

Pues bien, fue con Ana y su familia con quienes pasé una tarde de marzo disfrutando de su compañía, en una de las playas más bonitas, salvajes y poco transitadas que tenemos por aquí, con unas temperaturas primaverales (por no decir estivales) y con un atardecer precioso de fondo.

Ana estaba en el ecuador de su embarazo y, aunque aun podía ser algo pronto para una sesión de fotos de embarazada porque no tenía una barriga importante e imponente, sí que se le notaba bastante así que se animaron a hacerse la sesión de fotos y con toda la familia. Lo bueno y bonito de hacerse este tipo de sesiones que son un mix embarazada-familia es que prácticamente te llevas dos sesiones de fotos por una 😉 Tienes un recuerdo precioso de tu embarazo y, al mismo tiempo, un recuerdo imborrable de tu familia, de la felicidad y el amor que compartís. Yo desde luego para mi fotografía de embarazadas recomiendo hacer algo así, mixto, que además puede “personalizarlo” según si quiere más fotos de familia, de los niños, de pareja o de ella con su barriguilla.

En este caso quise “regalarles” bastantes fotos de pareja porque creo que desde que somos padres parece que la pareja pasa a un segundo término e incluso, a veces, se nos puede hasta olvidar lo que sentimos el uno por el otro, lo que nos gusta del otro, lo que nos hace reír… en definitiva, lo que es una pareja que se quiere y que comparte una vida y una familia. Si además, me chivan que incluso de su boda no tenían casi fotos de ellos dos solos, ¡ojiplática me quedé! ¡eso no podía ser! Quería que tuvieran un recuerdo bonito de ambos, de su amor y de la felicidad del momento tan dulce que están viviendo esperando a un nuevo miembro de la familia llamado Ángel.

Como siempre, les dejé libertad para jugar, divertirse y ser ellos mismos.  Y bueno, aunque en uno de los primeros contactos que tuvimos antes de la sesión de fotos me dijeron que eran muy tímidos los cuatro y que les costaría salir en las fotos, ¡nada más lejos de la realidad!, no tuvieron ningún problema para mostrarse súper naturales, demostrarse lo que sienten los unos por los otros y disfrutar del momento. Y claro, así han salido las fotos, que hablan por sí solas 🙂

Muchas felicidades familia, os deseo lo mejor, de corazón.

¿Te gustaría hacerte una sesión de fotos donde seáis vosotros mismos, sin artificios, disfrutando del momento, al aire libre o en tu casa? ponte en contacto conmigo a través de este formulario. ¡Me encantará tener noticias tuyas! 🙂

Patricia Becaroto es una fotógrafa cuya pasión es contar historias de familias de una forma autentica, capturando los momentos y emociones con un estilo fresco y natural

Compartir
Comentarios

Madre mía! No me canso de agradecerte el regalo tan bonito que nos has hecho! Me falta casa para colgar las fotos, tu trabajo! Eres maravillosa! Muchísimas gracias Patricia. Un beso muuuuuuuyyyyyy grande de los… 5

🙂 Cómo me alegro que os hayan gustado! muchísimas gracias a vosotros. os deseo lo mejor, familia! muchos besos a todos

Y ese ángel llegó.. Y estamos deseando quedar contigo!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.